Magazine Kinesico | El Primer Portal para el profesional Kinesiologo, Fisiatra y Fisioterapeuta

Detalle del Artículo

El Acido Glicólico

El peeling con ácido glicólico es un método que se aplica una vez por semana o cada 15 días según necesidad, y luego en bajas dosis por el/la paciente en su domicilio 2 veces por día entre cada peeling. Se realiza este peeling en forma suave y permanente, con activa participación de la persona asistida. Es un método fácil de aplicar, y tiene las siguientes ventajas. No tiene fotosensibilidad, no es tóxico, la persona puede incorporarse inmediatamente a sus tareas habituales, se puede realizar en cada tipo de piel, se puede calcular la profundidad del mismo con un mínimo riesgo de complicaciones controlando bajo visión directa el proceso exfoliante. El ácido glicólico, corrige la estructura de la piel, tanto en su aspecto histológico como el aspecto macroscópico, con una mejoría absoluta en la elasticidad, el brillo, la hidratación, el sostén, la textura cutánea. Produce suavidad, lisura de la piel y aumento del colágeno dérmico con la consiguiente reducción de arrugas finas y atenuación de las lineal de expresión facial, mejorando la estructura y calidad de la piel. Pudiendo ser utilizado en todo tipo de piel, en forma repetida teniendo efectos sorprendentes. Sus indicaciones: Acné o cicatrices residuales superficiales del mismo, la piel fotoenvejecida, la piel con tendencia a la formación de quistes, comedones, puntos negros, estrías, flacidez, cicatrices y la más importante, para atenuar y desaparecer las arrugas finas y líneas de expresión faciales.
La naturaleza puede a veces ser agresiva, al permitir que el paso del tiempo, la exposición al sol y la presencia de ciertas afecciones produzcan diferentes grados de daño en la piel pero tal vez, también sea lo suficientemente bondadosa al proveer el antídoto ante las contingencias citadas: LOS ALFA HIDROXIÁCIDOS. En el antiguo Egipto y luego en Roma se empleaba la leche agria de la que se obtiene el ácido láctico y en la costa francesa se usaban ácido tártico y el cítrico de las frutas, con la finalidad de conseguir el rejuvenecimiento de la piel. En los últimos 20 años, los Dres. Ruey Yu y Eugenio Van Scott, han sido pioneros en el uso terapéutico de los AHAs, y actualmente se ha extendido su uso en toda la comunidad médica. El mejor conocimiento de la estructura de la piel y su función, ha permitido el desarrollo de nuevas formulaciones con apreciables beneficios.
Los Alfahidroxiácidos son ácidos débiles que se encuentran muy comúnmente en frutas y vegetales. Entre los más comunes se hallan el ácido glicólico, el láctico, málico y cítrico, etc. El ácido glicólico es el más simple en su estructura química en comparación con los otros AHAs.
Todos los demás, son de molecular mucho más grandes y que tienen una capacidad mucho menor de penetración en la piel. El ácido glicólico es el AHA de elección para su uso por dos motivos fundamentales: Al tener solo 2 átomos de carbono, tiene como característica, ser el más pequeño entre los AHAs y por lo canto es el más activo, por su alta permeabilidad en la piel, ya que tiene menor tamaño molecular, lo cual permite una mejor y mayor penetración.

Mecanismos de acción
Sabemos que actúan disminuyendo el espesor del estrato corneo siendo este, cuando se encuentra en exceso, la causa de numerosas afecciones de la piel. El mecanismo de acción del ácido glicólico, es a nivel de un ablandamiento y desnaturalización de las bandas de unión llamadas uniones Gap, y desmosomas, además de su acción regeneradora en la dermis. El tratamiento mantenido con alfa hidroxiácidos reduce, finalmente, el espesor de la capa cornea. La aplicación de concentraciones, elevadas de AHA tienen un efecto más profundo y menos específico que dependen de la concentración, el vehículo, el tiempo de exposición y otros factores, pero determina una disminución de la cohesión epidérmica, una epidermólisis completa con separación de la epidermis y una serie de efectos que pueden dar lugar a la síntesis de nuevo colágeno. Las implicaciones clínicas de este efecto sobre las arrugas faciales del envejecimiento y fotoenvejecimiento cutáneo justifican en buena parte el creciente interés que ha despertado últimamente la utilización clínica de AHAs. Las indicaciones actualmente propuestas pare los AHAs, incluyen la ictiosis, la xerodermia, las queratosis seborreicas, el lentigo solar, las queratosis actínicas, el acne vulgar, callosidades, etc., la exfoliación facial pare tratamiento de las arrugas y fotoenvejecimiento cutáneo. A pesar de los innumerables trabajos científicos, persiste aun, una gran confusión en este tema. Hay mucha controversia en saber cual es la concentración más adecuada para las formulaciones con ácido glicólico. Entre las formulaciones que se ofrecen pare diversos tratamientos con ácido glicólico tanto en preparaciones magistrales como las ya formuladas por distintos laboratorios, encontramos que no hay una standarización y de esa manera, se obtienen resultados totalmente diferentes, porque existen numerosas formal de preparación y como respuesta a ello, resultados totalmente distintos y variables. Numerosos estudios indican que los AHAs son humectantes importantes en todos los niveles de concentración desde el 3.4% al 10%. Además de estimular la síntesis de colágeno aumentan los glicosaminoglicanos dérmicos, (fibroblastos incubados con ácido glicólico producen 10 veces más cantidad de hidroxiprolina que los incubados en solución salina), recordemos que los GAGS, aumentan en la dermis (son sustancias que retienen agua, y aumentan el volumen de la dermis). Desde el punto de vista de peeling el ácido glicólico y otros AHAs se pueden comportar como otros queratolíticos en concentraciones que van desde el 20% al 35% provocando un peeling del estrato corneo, además de su efecto germicida.
La profundidad de este peeling, se relaciona con el pH, con la concentración y el tiempo de exposición. Pare su correcto uso lo ideal es normalizar el procedimiento de exfoliación facial o corporal con ácido glicólico, a fin de reducir al mínimo el rango de disconfort, efectos no deseados y complicaciones.

Tratamiento pre Peeling
Utilizando el producto que corresponde ya sea para tratar acné o su secuela, manchas o arrugas finas pare acostumbrar la piel al pH ácido ya que el normal de la misma es de 4.5 a 5.2. Además del efecto peeling por la disminución de la cohesión corneocítica que tiene el ácido glicólico en baja concentración, utilizándolo 2 ó 3 veces por día durante por lo menos 1 semana.
No realizar si previamente se utilizan (irritantes, retinoides, queratolíticos) tratamientos recientes depilaciones, mascaras, dermoabrasiones, electrodepilaciones, quemadura solar reciente, evitar en lo posible el afeitado reciente perfumarse. Estos últimos potencialmente puede incrementar la reacción de la piel al ácido glicólico, por lo tanto, no son contraindicaciones sino que hay que esperar que se normalice la piel pare poder realizar el peeling o utilizar el ácido glicólico en baja concentración. NO REALIZAR PEELING cuando exista un herpes simple en actividad, tratamiento intensivo con reunoides, criocirugía reciente, cirugía reciente, radioterapia reciente, eritema solar intenso por insuficiente protección. En cuanto a la mejoría que el paciente espera, hay que aclararle que no todos evolucionan rápidamente, en un tratamiento que lleva tiempo y este puede ser viable, que es un método efectivo donde el paciente debe colaborar y cumplir con las indicaciones del profesional. El correcto uso del ácido glicólico en forma domiciliaria, como así también tener un contacto permanente con el paciente tanto para aumentan o disminuir la frecuencia de uso diario, como la de la realización del peeling de acuerdo a la evolución.
El tratamiento es efectivo y muy útil para arrugas finas, mejora la textura, la hidratación, suaviza las cicatrices del acne, mejora el melasma y las pigmentaciones del embarazo o por exposición solar, reduce la medida de los poros, fortalece y hace más resistente y firme a la piel. Se deberá considerar la edad del o la paciente, el área de la cara o el cuerpo, el tipo de piel, la tolerancia a las preparaciones con ácido glicólico en baja concentración, la historia clínica que indique si puede haber algún tipo de intolerancia (tratamiento reciente con reunoides) concentración de los productos utilizados, etc. Todos estos factores influirán en la elección de la concentración para realizar el primer peeling pero como regla general conviene siempre comenzar con concentraciones de un 35% para evitar inconvenientes.
Se confeccionará una ficha personal donde se anotará la fecha, la concentración, el tiempo tolerado, y las observaciones que se constatan pare tenerlas en cuenta en los próximos peelings. Se deberá contar además la frecuencia de uso y la concentración que está utilizando la paciente en forma domiciliaria. Como regla general para el primer peeling, además de evaluar los factores que mencionamos anteriormente, se debe comenzar con concentraciones bajas y tiempos cortos, aunque haya que repetir el numero de peelings, e ir aumentando el tiempo de exposición pare luego si cambiar de concentración cuando se logra mayor experiencia en el uso del ácido glicólico tanto por parte del profesional como del paciente. Es importante entender que no obtendremos un resultado mejor por aumentar la concentración sino que lo único que conseguiríamos sería un mayor grado de injuria y de incomodidades que alarman al paciente y estaríamos usando sistemáticamente el ácido en forma excesiva, en lugar de usarlo en una concentración tolerable y obtener un beneficio real en un breve plazo.
De acuerdo al grado de injuria que produce el ácido al hacer el peeling, dependerá el tiempo de duración del contacto con el ácido sobre la piel y la frecuencia de los mismos. La finalización del peeling debe saberse desde antes de comenzarlo, tomando las precauciones antes mencionadas pare evitar efectos no deseados.
La profundidad del peeling se puede ir incrementando si se deja más tiempo el ácido en contacto con la piel, y la evolución va a ser desde un enrojecimiento tenue hasta uno intenso esto sucede en menos de 30 segundos, posteriormente se escarcha la piel (epidermolisis tenue) y finalmente luego se pone blanca, (epidermolisis). Cuando se observan estos cambios significan la finalización del peeling y no antes. Se completa con una neutralización, y un lavado con abundante agua en cada la región tratada.
Complicaciones: eritema moderado o severo, epidermolisis (costras) hiperpigmentación.
Este peeling es ideal y diferente de otros, no necesita de tiempos prolongados de curación y tiene muy bajo riesgo de complicaciones. Produce suavidad, lisura de la piel y aumento del colágeno dérmico con la consiguiente reducción de arrugas finas y atenuación de las lineal de expresión facial, mejorando la estructura y calidad de la piel. Pudieron ser utilizados en todo tipo de piel, en forma repetida.

Cuidados post Peeling:
Puede demorar de 2 a 5 días normalizar la piel. Colocar cremes descongestivas en casos que así lo requiera. Además agregar 2 ó 3 veces por día el use de crema humectante con vitamina C y E. Luego de normalizada la piel, (24-48 hs.) vuelve a utilizar el gel o la crema con ácido glicólico en la forma y concentración sugerida por el profesional. Aumentar el numero de lavados de la cara, y tomar baños de vapor, para acelerar el recambio celular.
Evitar la exposición solar prolongada y en época estival utilizar luego del peeling pantalla FPS 8, comenzando al día siguiente de realizado el peeling y tomar sol en horarios permitidos pare evitar inconvenientes y prevenir el fotoenvejecimiento cutáneo. No realizar durante 24 hs. ejercicios físicos, ni sudar. No frotar ni querer pelar la piel que se desprende, evitar el rascado cualquier otro procedimiento que no sea la descamación normal 48/72 hs.
No asociar con ninguna otra preparación que no sea la indicada por el profesional. Si hobo epidermolisis no usar maquillaje por 48 hs. El paciente no deberá tocar las zonas que pueden estar congestivas, ni deberá forzar la eliminación natural de la piel raspándola o pellizcándole. No utilizar abrasivos ni máscaras que pueden irritar la piel. Es conveniente chequear al paciente sobre todo si no está acostumbrado al tratamiento, con una simple llamada y que resuelva sus dudas cuando sea necesario y es conveniente verlo a las 24 hs. sobre todo después del peeling, para un mejor seguimiento ya que las mayores molestias suceden en este lapso. Recordar que muchos inconvenientes pueden surgir por conceptos errores del paciente, o por que el mismo no está correctamente informado, de allí la importancia de suministrar por hoja mimeografiada cuales deben ser los cuidados post peeling para evitar cualquier omisión durante el tratamiento.
Se deben hacer reajustes en la forma que se recomienda y se usan los productos con ácido glicólico, ya que los resultados se verán en ciertas oportunidades al cabo de uno a tres meses, y no tener efectos adversos. Por lo canto lo ideal es usar el ácido glicólico en forma moderada a largo plazo, en lugar de usarlo solo excesivamente y tener después efectos no deseados que inhiben su use y su beneficio a largo plazo.

Parámetros de evaluación
Textura de la piel, hidratación, elasticidad, coloración.
El objetivo de los peeling con ácidos glicólicos son de ser peeling suaves y de actividad permanente, al colocar el ácido en baja concentración el paciente en su domicilio.
Esto lo hace activo y distinto a los peeling que se venían realizando hasta el momento.
La experiencia de dermatólogos norteamericanos revela que con peelings repetidos, la eficacia se ve en forma paulatina y progresiva. Los resultados se verán a medida que transcurren, los días, sin secuelas ni complicaciones si se precede en forma correcta y con productos de calidad comprobada clínicamente. Ahora, si lo que se quiere es quemar la capa superficial de la piel o dañar la parte epidérmica, hay peeling muchos más agresivos como el ticloroacético, el ácido salicílico, etc. Como el ácido glicólico elimina las células superficiales del estrato corneo, hace la piel más receptiva a los hidrantes u otras formulaciones corrientes. El agregado del ácido glicólico puede reducir mucho el tiempo de tratamiento de numerosas afecciones dermatológicas.
En cuanto al uso incorrecto podemos decir lo siguiente: lo más importante de una formula con ácido glicólico es la seguridad en su uso. Si el producto que se aplica no es seguro, puede correrse el riesgo que la piel del paciente sea alterada o dañada. Tener en cuenta que con el ácido glicólico, una concentración de 8% es buena 15% no necesariamente va a ser mejor. Es sumamente importante entender este concepto, por lo que sucede es que si se usa demasiado, pueden llegar a haber reacciones secundarias como resecamiento, eritema, prurito o irritación. Las reacciones secundarias que llegan a ocurrir con el ácido glicólico entonces, son el resultado sistemático de su uso excesivo.
Por lo canto si bien los AHAs son compuestos que se pueden utilizar sin prescripción médica, creemos que su indicación con productos aprobados y seguros en su formulación, calidad y los peeling los realiza un profesional entrenado los resultados serán muy beneficiosos y en un tiempo más costo. Estudios recientes revelan que el ácido glicólico no provoca fotosensibilidad, si se utiliza correctamente. En el verano, se utilizará solo de noche y en el día cremas humectantes con pantalla solar FPS 8. Se ha descubierto además, que el ácido glicólico mejora la resistencia de la piel al sol. Se piensa que es por una reestructuración biológica de la piel (engrosamiento dérmico y mejor hidratación) que le darían mayor resistencia a factores externos.

Conclusiones:
VENTAJAS: No es tóxico, no provoca fotosensibilidad, luego del peeling la persona puede incorporarse inmediatamente a sus tareas habituales. Mínimo riesgo de complicaciones y se puede realizar en cada tipo de piel. Se puede calcular la profundidad del peeling controlando bajo visión directa y controlando el tiempo de acción sobre la piel. Mínimo riesgo de hiperpigmentación o deceleración.
DESVENTAJAS: La acción se verá con el transcurso del tiempo, sensación de quemazón al realizarlo y al neutralizar. En algunas oportunidades la piel que se exfolia puede oscurecerse. Vesiculización y eritema, pero de fácil recuperación. El ácido glicólico constituye un elemento muy valioso para corregir los trastornos derivados de la hiperqueraunización y fotoenvejecimiento cutáneo, es decir un mejoramiento total de la estructura de la piel.
Dr. Gustavo Alberto de Lucca
Publicado en Magazine Kinésico Número 01: Junio de 1998

---
Aviso Importante: Magazine Kinésico no se hace responsable por el contenido de los artículos, haciéndose responsable de las mismas sus respectivos autores.

| Volver a la página anterior |

Diseño y Alojamiento | Martin Iglesias .EU